diferencia entre seo y sem

Diferencia entre SEO y SEM | Ventajas, desventajas y ejemplos

La diferencia entre SEO y SEM es que el SEO se centra en posicionar páginas web de forma natural en los motores de búsqueda (Google, Youtube, Amazon…), mientras que el SEM se basa en obtener resultados mediante anuncios de pago en dichos buscadores.

En otras palabras, el SEO sirve para conseguir visibilidad en los buscadores de forma orgánica. O lo que es lo mismo: lograr que una página web aparezca entre los primeros resultados cuando los usuarios realizan una determinada búsqueda. En cambio, el SEM utiliza los canales de pago de los buscadores para mostrar publicidad en los mismos.

diferencia seo sem

Una vez hecha la distinción fundamental, te explicamos qué es el SEO, qué es el SEM, las ventajas de cada uno y las similitudes y diferencias que existen entre los dos.

Qué es el SEO

SEO son las siglas de Search Engine Optimization (en español: optimización de motores de búsqueda). Es la práctica de optimizar el contenido de los sitios web para ser encontrado entre los resultados orgánicos de un motor de búsqueda. El SEO también tiene una componente de SEM, ya que su principal objetivo es obtener clientes o ventas de productos mediante el aumento del tráfico online.

Dentro del SEO hay muchas especializaciones. Por ejemplo, podemos hablar de SEO on page y SEO off page. También podemos hablar de SEO técnico o SEO de contenidos. O de SEO local y SEO global. Todas estas facetas son complementarias, pero engloban acciones muy diferentes entre sí según el objetivo que se pretenda conseguir o las características del mercado en el que te quieras posicionar.

➜ Conoce mucho más sobre qué es el SEO.

Qué es el SEM

SEM son las siglas de Search Engine Marketing (en español: marketing de motores de búsqueda). Es la publicidad de pago por clic (PPC) en los motores de búsqueda. El SEM también tiene una componente de SEO, ya que los anuncios de pago también requieren una optimización.

Ventajas del SEO

-Es gratuito. Solo requiere la habilidad y el tiempo necesarios para optimizar los contenidos. Puede requerir los servicios de un profesional, pero la práctica en sí de posicionar contenidos en Google no tiene coste.

-Se mantiene en el tiempo. Los contenidos posicionados perduran en el tiempo, generando resultados sin necesidad de desembolso.

-El tráfico conseguido es constante. Los contenidos posicionados obtienen un volumen de visitas estable que genera resultados diariamente.

-Es pasivo. Una vez posicionado un contenido, no hay que hacer nada más. Solo habrá que reoptimizar o actualizar el contenido en caso de que pierda su posicionamiento.

Ventajas del SEM

-Aparecerás en las primeras posiciones en las búsquedas con intención de compra (ejemplo: «tiendas de barbacoa eléctrica»).

Permite generar ingresos de manera inmediata, ya que pagas por el tráfico. No tienes que esforzarte en conseguirlo.

-Facilita la tarea de mejorar los contenidos para generar más conversiones. Para ello debes incrementar el ROI (relación entre los beneficios y los gastos). Si los ingresos generados superan al gasto en anuncios, el ROI será positivo. De este modo, el SEM te permite realizar pruebas controladas y ajustes en las campañas para ver cómo evoluciona el coste promedio por conversión (CPC), la tasa de conversión o la proporción de clics (CTR).

Sirve para obtener información valiosa sobre palabras clave. Dentro de Google Ads hay un informe llamado «términos de búsqueda». En él puedes ver las palabras que buscan los usuarios y el número de conversiones que generan. Con estos datos podrás comprobar si las palabras clave a las que te estás enfocando realmente producen conversiones o si por el contrario debes cambiarlas.

-Permite validar ideas de negocio de forma muy rápida, ya que no es necesario esperar a que una página de producto o servicio se posicione.

Desventajas del SEO

Es lento. Los contenidos, aun estando bien optimizados, tardan un tiempo en posicionarse. Por tanto, los resultados del SEO se observan a medio o largo plazo.

-En las palabras clave comerciales (ejemplo: «comprar zapatillas online»), los resultados orgánicos están «sumergidos» bajo los resultados de pago.

Requiere conocimientos avanzados sobre cómo posicionar una web en Google u otros motores de búsqueda.

Desventajas del SEM

No ofrece buenos resultados para palabras clave de búsqueda «informacionales», ya que Google no suele mostrar anuncios en este tipo de búsquedas.

-Los resultados del SEM solo son patentes mientras se sigue pagando por los anuncios. 

-Las palabras clave comerciales tienen generalmente un menor volumen de búsqueda que las informativas.

Puede generar pérdidas económicas o escaso beneficio. El éxito de las campañas depende de a qué precio esté el clic y las ventas que consigas en relación a los clics. Por este motivo, no es fácil pujar por palabras clave que generen un retorno positivo y beneficioso.

SEO y SEM: la clave está en combinar ambas técnicas

Muchos piensan que el SEO es el camino correcto, pues el tráfico es gratuito, consistente y pasivo. Pero no es correcto pensar que la única manera de hacer crecer tu negocio es a través de las búsquedas orgánicas. Tal y como hemos visto, el SEO ofrece pobres resultados para las búsquedas comerciales. Es decir, aquellas en las que el usuario pretende adquirir un producto o servicio.

Por otro lado, hay quienes piensan que el SEM es la solución para aparecer siempre en los primeros resultados invirtiendo en anuncios de pago. Sin embargo, limitándote al SEM pierdes muchas oportunidades para conseguir tráfico mediante búsquedas informativas.

Por lo tanto, no hay respuesta a cuál de las dos estrategias es mejor. Depende del propósito para el que se utilice cada una. De este modo, lo más recomendable es combinar los dos recursos para disfrutar de los beneficios de ambos.

Cuándo utilizar el SEM y ejemplos

Utilizar el SEM es la mejor estrategia cuando:

Las palabras clave son demasiado competitivas para posicionarte por SEO rápidamente. Es decir, los que copan las primeras posiciones de Google son empresas importantes con grandes recursos. Ejemplo: en la keyword «comida a domicilio» están posicionadas marcas como JustEat, Deliveroo o Esquire.

Las palabras clave son de tipo comercial o transaccional. Es decir, cuando la intención de búsqueda del usuario es adquirir un producto o comparar marcas y servicios de cara a una posible adquisición. Ejemplos: «comprar silla por internet», «mejores neveras», «comparador precios de luz», etc.

Queremos obtener resultados inmediatos. Ejemplo: necesitamos vender todas las plazas de un curso que tiene una fecha de inicio concreta. Por lo tanto, no podemos esperar a que el SEO haga efecto. Tenemos que promocionar el curso ya.

Queremos realizar una prueba para comprobar la viabilidad de un producto o servicio. Ejemplo: queremos averiguar si la gente estaría dispuesta a pagar por nuestro servicio de asesoría de imagen. En este caso, gracias al SEM, es muy sencillo comprobar si hay posibles clientes interesados. Tan solo habría que crear una página de aterrizaje con un formulario y promocionarla a través de un anuncio de Google Ads.

Cuando no podemos contratar a un experto en SEO. Para realizar un SEO adecuado se requieren conocimientos y técnicas avanzados y, sobre todo, mucho tiempo. Por lo tanto, aunque suele salir mucho más barato y rentable a la larga, el desembolso inicial suele ser más caro, ya que el experto que contratemos deberá hacer una auditoría y estudio previo. En cambio, los expertos en SEM suelen emplear menor tiempo en el estudio previo, ya que las conclusiones se sacan a medida que evolucionan las campañas.

Cuándo utilizar el SEO y ejemplos

Usar el SEO es la mejor opción cuando:

Las palabras clave son de tipo informativo. Es decir, cuando la intención de búsqueda del usuario es obtener información valiosa relacionada con su búsqueda. Ejemplo: «cómo crear un código QR».

La intención de búsqueda de las palabras clave es indefinida, amplia o desconocida. Hay veces que un mismo término de búsqueda puede responder a motivaciones muy distintas para cada usuario.

Por ejemplo: cuando googleamos la palabra «retratos», descubrimos una variedad de contenidos muy distintos entre sí en la primera página. Podemos encontrar: la entrada de Wikipedia sobre la técnica del retrato, guías sobre cómo hacer retratos, retratistas que ofrecen sus servicios, recopilaciones de retratos y retratistas famosos, bancos de imágenes de retratos o incluso artículos y noticias sobre el mundo del retrato.

Esto se debe a que la intención de búsqueda de los usuarios es muy diversa. Por lo tanto, Google también es diverso en los resultados que ofrece. En estos casos, seguir una estrategia SEO es lo más indicado. En nuestros contenidos podemos tratar de responder a todas las intenciones de búsqueda para, de esta forma, posicionarnos.

Las palabras clave tienen una competencia asequible. El SEO es perfecto para aquellas palabras que tienen una baja competencia y que, por tanto, no suelen tener un carácter comercial. Ejemplo: «comunicación disruptiva ejemplos».

Quieres aumentar el tráfico de tu web. Si tu objetivo es incrementar la cantidad de visitas y usuarios con el objetivo de crear una base potente de seguidores, el SEO es tu herramienta. Ejemplo: quieres generar una gran base de suscriptores a tu blog para ofrecerles tus productos vía newsletter. En ese caso, el SEO es la respuesta.

Quieres posicionarte en el mercado como referente en tu sector. El SEO también es la mejor estrategia cuando lo que quieres conseguir es liderar tu sector o estar entre las marcas más reconocidas del mismo.

Por ejemplo: si tu empresa se dedica a la consultoría de Recursos Humanos, te interesará que la marca tenga prestigio. Y para ello, necesitarás contenido gratuito de gran valor para el usuario que te ayude a ser visto como experto en la materia. Eso se consigue mediante el SEO.

Si necesitas un servicio de SEO, échale un vistazo a nuestra Agencia SEO.

Ejemplo de SEO + SEM

Imaginemos que tienes una empresa de formación orientada al sector de la construcción. En ella ofreces cursos, ciclos de grado medio y superior y másteres.

En este caso necesitarás, por un lado, captar alumnos en relativamente poco tiempo para llenar los cursos y formaciones. Para eso debes realizar campañas de SEM. Por otro lado, necesitarás mostrarte como una empresa especializada y de prestigio a través de la creación de contenido de alto valor para el usuario y basado en criterios EAT. Para eso necesitas el SEO.

SEO vs. SEM: ¿qué me conviene más?

En definitiva, la respuesta a qué es mejor, si el SEO o el SEM, solo se puede afrontar sabiendo antes cuál es el objetivo.

Recordemos: el SEO es una estrategia que se cuece a fuego lento y está enfocada a obtener visibilidad y presencia en internet. El SEM es un recurso de pago que permite generar ventas o ingresos en poco tiempo, pero sus efectos no permanecen en el tiempo. 

Si estás interesado en contratar SEO, te recomendamos este artículo en el que profundizamos en el tema. Descubre qué aspectos debes valorar a la hora de elegir una agencia o profesional del SEO que se encargue de tu posicionamiento.

Además, puedes consultar este post sobre cómo se elabora un presupuesto SEO para poder hacerte a la idea de los conceptos y tarifas que se manejan en el mundo del SEO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *