Upskilling y reskilling: Dos enfoques para la mejora profesional y la gestión del talento

upskilling reskilling

Tema: upskilling y reskilling, upskilling y reskilling

Autor: Javi Gracia

En un entorno laboral cada vez más dinámico y cambiante, es crucial para las empresas y los profesionales mantenerse actualizados y adaptarse a las nuevas exigencias del mercado. Dos enfoques clave para lograr esto son el upskilling y el reskilling, que se centran en mejorar y desarrollar las habilidades de los trabajadores. En este artículo, exploraremos en detalle estos dos enfoques formativos y su importancia en la gestión del talento.

Upskilling y reskilling: dos enfoques formativos necesarios y complementarios

El upskilling y el reskilling son dos estrategias fundamentales para la mejora profesional y la adaptación a los cambios en el mercado laboral. Si bien comparten el objetivo de desarrollar habilidades y competencias, se centran en aspectos ligeramente diferentes:

  • Upskilling: Se refiere a la mejora y actualización de las habilidades existentes de un empleado. Es decir, se trata de proporcionarle las herramientas y conocimientos necesarios para mantenerse relevante en su puesto actual y seguir siendo productivo en un entorno laboral en constante evolución.
  • Reskilling: Implica adquirir habilidades completamente nuevas que son necesarias para desempeñar roles diferentes o para adaptarse a cambios significativos en la industria. El reskilling es fundamental cuando las habilidades actuales de un empleado ya no son relevantes debido a cambios tecnológicos, transformaciones en el mercado o nuevas demandas del negocio.

Ambos enfoques son esenciales y se complementan entre sí para garantizar que los empleados estén preparados para enfrentar los desafíos futuros y contribuir al éxito de la empresa.

Diferencias entre upskilling y reskilling

Aunque el upskilling y el reskilling tienen objetivos similares, existen diferencias clave entre ellos:

  • Objetivo: El upskilling busca mejorar las habilidades existentes, mientras que el reskilling implica adquirir nuevas habilidades para roles diferentes o emergentes.
  • Alcance: El upskilling se centra en ampliar o profundizar las habilidades existentes del empleado, mientras que el reskilling implica un cambio más significativo en las competencias necesarias.
  • Aplicación: El upskilling es más común en roles que experimentan cambios graduales o evolutivos en sus responsabilidades, mientras que el reskilling se utiliza en situaciones en las que se requiere una transformación más radical en las habilidades de los empleados.

Qué es el upskilling

El upskilling se refiere al proceso de mejorar y actualizar las habilidades y conocimientos existentes de un empleado. Esto puede implicar proporcionar formación adicional, acceso a recursos educativos o la participación en programas de desarrollo profesional. El objetivo del upskilling es permitir que los empleados mantengan su relevancia y efectividad en su puesto actual, así como prepararlos para asumir mayores responsabilidades en el futuro.

Cuándo implementar acciones de upskilling

Las acciones de upskilling son adecuadas en situaciones como:

  • Introducción de nuevas tecnologías o herramientas en el lugar de trabajo.
  • Cambios en los procesos o procedimientos de trabajo que requieren nuevas habilidades.
  • Actualización de conocimientos para adaptarse a cambios en el mercado o la industria.
  • Preparación para asumir roles de liderazgo o responsabilidades adicionales dentro de la organización.

Qué es el reskilling

El reskilling implica adquirir habilidades completamente nuevas que son necesarias para desempeñar roles diferentes o adaptarse a cambios significativos en la industria. Esto puede implicar aprender nuevas tecnologías, desarrollar competencias en áreas emergentes o adquirir conocimientos en campos completamente diferentes.

El objetivo del reskilling es permitir que los empleados se adapten a los cambios en el mercado laboral y sigan siendo relevantes y empleables en el futuro.

Cuándo implementar acciones de reskilling

Las acciones de reskilling son necesarias en situaciones como:

  • Automatización de tareas o funciones existentes que requieren una reorientación de habilidades.
  • Cambios disruptivos en la industria que hacen que ciertos roles sean obsoletos.
  • Reestructuración organizativa que requiere que los empleados asuman roles completamente nuevos.
  • Identificación de áreas de crecimiento y oportunidades emergentes que requieren habilidades especializadas.

De las soft skills a las hard skills: ¿cuáles son las habilidades clave?

Tanto el upskilling como el reskilling pueden abordar tanto las soft skills como las hard skills. Las soft skills se refieren a las habilidades interpersonales y transferibles, como la comunicación, el trabajo en equipo y la resolución de problemas, mientras que las hard skills son habilidades técnicas y específicas relacionadas con un campo o industria particular.

Algunas habilidades clave que pueden ser objeto de upskilling o reskilling incluyen:

  • Soft skills: Comunicación efectiva, liderazgo, trabajo en equipo, pensamiento crítico, resolución de problemas, adaptabilidad.
  • Hard skills: Programación de computadoras, análisis de datos, diseño gráfico, gestión de proyectos, marketing digital, gestión de recursos humanos.

¿Qué beneficios tiene promover el reskilling y el upskilling en la empresa?

Promover el reskilling y el upskilling en la empresa conlleva una serie de beneficios tanto para los empleados como para la organización en su conjunto:

  • Mejora del rendimiento y la productividad: Los empleados con habilidades actualizadas y relevantes son más efectivos en sus roles y pueden contribuir al éxito general de la empresa.
  • Mayor retención de talento: Los programas de desarrollo profesional demuestran el compromiso de la empresa con el crecimiento y el desarrollo de sus empleados, lo que puede mejorar la satisfacción y la retención de los mismos.
  • Adaptabilidad y agilidad organizativa: Los empleados capacitados en nuevas habilidades están mejor preparados para adaptarse a los cambios en el mercado y responder de manera proactiva a las nuevas demandas del negocio.
  • Competitividad y ventaja en el mercado: Una fuerza laboral capacitada y actualizada puede ayudar a la empresa a mantenerse a la vanguardia de la competencia y aprovechar nuevas oportunidades de crecimiento y expansión.

Cómo implementar un plan de reskilling y/o upskilling

Para implementar un plan efectivo de reskilling y upskilling en la empresa, es importante seguir estos pasos:

  • Identificar las necesidades de habilidades actuales y futuras de la organización.
  • Desarrollar programas de formación y desarrollo profesional adaptados a estas necesidades.
  • Proporcionar recursos y apoyo para que los empleados participen en actividades de formación y desarrollo.
  • Evaluar regularmente el progreso y el impacto de los programas de reskilling y upskilling y ajustarlos según sea necesario.

Solicita una consultoría personalizada

Si necesitas ayuda para diseñar e implementar un plan de reskilling y upskilling en tu empresa, no dudes en solicitar una consultoría personalizada. Nuestro equipo de expertos estará encantado de ayudarte a desarrollar estrategias efectivas para mejorar el rendimiento y la competitividad de tu organización a través del desarrollo del talento y las habilidades de tus empleados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *