Soluciones y desafíos en la reducción de la huella de carbono en las empresas españolas

desafios descarbonizacionempresas espanolas

Tema: desafíos en la reducción de la huella de carbono

Autor: Javi Gracia

¿Qué retos y dificultades tienen las empresas españolas a la hora de afrontar su transición sostenible y reducir su huella de carbono? ¿Cuáles son las prioridades más acuciantes que hay que abordar para conseguirlo? ¿Qué papel desempeñan la regulación, la colaboración público-privada o los instrumentos de financiación para que las empresas puedan avanzar en su descarbonización?

Sobre todas estas cuestiones conversaron Nicolás Mouze, director de marketing y ventas de DHL Express España; Adriana Rodríguez, investigadora asociada de Climate Strategy & Partners; y Cristina Pons, head of quality and environmental departament de Camper, en una mesa redonda celebrada en el salón de actos de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). El diálogo fue moderado por Cristina Riestra, jefa de área de medio ambiente y clima de CEOE.

El impacto del Covid en el aumento de la huella de carbono

Nicolás Mouze fue el primero en intervenir y habló de la repercusión que la pandemia de Covid tuvo en el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI): «Después del Covid vimos una explosión del ecommerce B2B y B2C. Tuvimos que recuperarnos del retraso que generó el Covid en estos temas. Con el ecommerce se produjo un incremento de la última milla. Y esto está haciendo que generemos más huella de carbono. Cuando hablamos de ecommerce, hablamos de ecommerce internacional. Todas las páginas web españolas aprovecharon la oportunidad del Covid para ir a otros mercados y crecer».

Los tres ejes de actuación para reducir la huella de carbono en la logística

Conscientes de la contaminación que genera el transporte en la entrega de productos, desde DHL han se han propuesto ayudar a las empresas a minimizar esa huella de carbono. Para ello, Mouze señala tres ejes de actuación principales.

1. Medidas en la última milla

«La primera línea de acción es la última milla. Queremos avanzar hacia una electrificación de la flota. Una electrificación que es complicada porque no hay vehículos disponibles y se necesitan puntos de recarga. En España acabamos de incorporar 46 furgonetas eléctricas, pero es solo el principio. Dependemos de los fabricantes», explica.

Como medida complementaria a la electrificación de las flotas, el portavoz de DHL explica que están incrementando su red de puntos de entrega: «Lo que queremos es que no tenga que ir la furgoneta a la casa de la persona si no está. Extender una red de puntos de entrega para evitar los desplazamientos innecesarios. Actualmente tenemos 1.500 y el objetivo es llegar a 2.500 para cubrir la península»

2. Medidas en aviación

En aviación, la prioridad es buscar combustibles sostenibles, aunque es un proceso que requiere mucha investigación: «En estos recorridos se genera mucha huella. Por ello, estamos impulsando el uso del Sustainable Aviation Fuel (SAF). Al principio se hacía a base de aceites reciclados y aprovechados con un proceso sostenible, pero ahora se están investigando métodos más novedosos y eficientes».

«Las energías te proponen muchas soluciones, pero hay que ver lo que puedes hacer a día de hoy, porque hay que conseguir un impacto y no podemos esperar a 2030», puntualiza Mouze. Es por ello que desde DHL están proponiendo a sus clientes que vuelen en los aviones usando el biocarburante disponible actualmente.

«Aquí no hablamos de compensar, sino de no generar. Porque el biocombustible no genera huella de carbono. Debemos reducir la producción de esta huella, ya que la compensación tiene sus limitaciones», recalca el experto. La complejidad de este reto, según apunta, radica en el tamaño de DHL y de sus operaciones, que requieren un volumen de combustible que no existe en la actualidad.

Para progresar en la transformación sostenible de sus líneas aéreas, se han marcado como objetivo conseguir 830 millones de combustible de aviación sostenible hasta 2026. El plan definitivo es llegar al volumen suficiente como para tener un aprovisionamiento 100% sostenible, algo que, a largo plazo, Mouze ve posible: «Hoy el biocombustibles es caro, pero cada vez más compañías están invirtiendo en producirlos, por lo que tenemos esperanza».

3. Medidas en instalaciones y procesos

Otro punto clave es la creación de instalaciones sostenibles. «Esto lo podemos hacer ya. Un ejemplo: la nueva terminal de Barcelona será totalmente sostenible», expone Mouze, el cual concreta que, para poder diseñar y construir infraestructuras que no generen emisiones, «hay que ser rigurosos en la selección de proveedores que fabriquen de forma sostenible«.

Por otro lado, y según explica, en DHL utilizan la digitalización para optimizar la eficiencia de las rutas, la carga de los aviones o la eficiencia de la logística de entrega, lo cual, en última instancia, repercute no solo en la experiencia y la satisfacción del cliente, sino también en la disminución del consumo de energía y, por ende, de las emisiones.

«Hemos desarrollado una aplicación en la que el que elige es el cliente final. Está pensada para B2C. Entregar cuando no hay nadie en casa genera costes e insatisfacción en el cliente. Por ello, desde la aplicación, el cliente puede cambiar la franja horaria, los puntos de conveniencia, gestionar consignas automáticas o elegir un vecino de confianza para que le dejen el producto a él. El consumidor va modulando en función de su necesidad».

«Lo utilizamos para particulares, pero ¿por qué no para empresas?», reflexiona Mouze, sabedor de las implicaciones positivas que tendría esa optimización para mejorar la eficiencia, disminuir los kilómetros recorridos y, en definitiva, reducir el impacto medioambiental de la logística.

4. Medidas de apoyo a las pymes

El representante de la gigante logística expone un cuarto eje de actuación: ayudar a las pymes españolas a medir su huella de carbono en los servicios que tienen contratados con DHL. «En todos los países tenemos personas de calidad que se encargan de medir la huella. Tenemos otro modelo homologado para saber dónde estoy como empresa y el gap que se necesita superar para empezar a reducir», indica Mouze.

En este caso, lo que ofrecen desde DHL a las pequeñas y medianas empresas es inscribirse a un programa con el que pueden «decidir las acciones que quieren tomar para reducir la huella de carbono«. De momento, tienen ya 6.000 clientes activos en el programa entre grandes empresas, pymes y micropymes.

Retos y desafíos de la transición sostenible en el sector logístico

Preguntado sobre los desafíos a los que se enfrenta la industria logística a la hora de recudir el consumo y la contaminación, Mouze apunta, en primer lugar, el alto coste de la tecnología requerida: «Ser sostenibles pasa por encontrar en el mercado una amplia gama de recursos que nos ayuden a transformar la última milla para que el 60% de nuestra flota global de reparto sea eléctrica en 2030. La sostenibilidad es cara».

Por este motivo, el especialista hace un llamamiento para que las empresas les ayuden en la búsqueda de soluciones para implantar la sostenibilidad.

Uno de los retos principales que tienen en DHL es extender la red de puntos de conveniencia para la recogida de mercancías. En países como Francia cuentan con una red de 9.000 puntos. En España, en cambio, quien más puntos tiene es correos, y tiene solo 1.000. «Queremos que estas soluciones lleguen a todos, debemos tener capitalidad», señala.

En ecommerce, en DHL están tratando de optimizar la gestión de la logística inversa para mejorar la eficiencia. «Si has vendido un producto y el cliente no lo quiere, eso genera unos costes de devolución. Es un tema en el que estamos tratando de ser más eficientes», apunta el experto.

En comercio transfronterizo, Mouze resalta la necesidad de «buscar las soluciones más adecuada para cada envío con la ayuda de los sistemas informáticos, los cuales ayudan a gestionar la omnicanalidad». Expone un ejemplo muy aclarador: «¿Por qué enviar el producto desde otro país si la tienda de al lado del cliente lo tiene. En definitiva, habla de «cambiar la logística trabajando como un socio de las empresas para hacer las cosas de forma más racional y sostenible«. 

Otra dificultad remarcada por Mouze es la complejidad de los contratos de una compañía como DHL, dada la cantidad de países y territorios donde están presentes, que negocian y firman para todo el grupo empresarial. En palabras del experto, «no nos podemos ir de vacaciones sin ver un avión de DHL, y esto solo se puede conseguir con grandes acuerdos mundiales que te garanticen el suministro».

En este sentido, la empresa depende de la capacidad de grandes productores para asegurarles el suministro, como el caso de BP. «Los fabricantes están probando soluciones para que en los motores podamos subir el nivel de biocarburante sostenible o SAF. Podemos llegar al 100%, pero los motores hoy en día todavía no están preparados para esto», reconoce.

La situación de las pymes en cuanto a la huella de carbono

Adriana Rodríguez, investigadora asociada de Climate Strategy & Partners (empresa adherida a SME Climate Hub Pyme), centró su intervención en el ámbito de las pymes, concretamente en la necesidad de apoyarlas y guiarlas en el proceso de descarbonización y de implantación de una estrategia climática.

Cuando en 2021, en el Grupo Español para el Crecimiento Verde, se empezó a impulsar la adopción de medidas de sostenibilidad en las pymes, muchas de ellas «se veían desbordadas» ante la dificultad del reto. Fue así como comenzaron a investigar qué recursos y mecanismos se podían crear para que las pymes pudieran informarse, implantar la estrategia climática y afrontar su descarbonización.

Con este objetivo, en 2022 empezaron a colaborar con más de 100 plataformas empresariales y consiguieron 400 respuestas de empresas a la encuesta que les permitió calibrar cuál era su interés sel segmento pyme en llevar a cabo la estrategia climática.

«Había pymes que decían que los costes energéticos se habían multiplicado por 3. La transición energética es buena para el planeta, pero también es buena para ser mas eficiente, consumir menos, y para tener una cadena de suministro más resiliente que no depende de los combustibles fósiles, que son volátiles y no son seguros», comenta la investigadora.

Según la encuesta realizada, el 58% de las pymes analizadas no habían calculado todavía su huella de carbono, pero muchas de ellas sí tenían planes de reducción. «Estaban empezando su transición, pero no tenían claro cual era su huella de carbono», apunta Rodríguez.

Sobre cómo realizar el reporte, la especialista recalca que la empresa debe ser capaz de identificar las emisiones más significativas, los consumos y las actividades qué se tienen que reducir. «Había que empezar a guiarlas y acompañarlas y habilitar herramientas, y para ello es imprescindible entender cuáles son sus actividades más contaminantes», concreta. 

Sin embargo, según los datos que manejan desde Climate Strategy & Partners, solo un 43% cuentan con financiación para iniciar su transición. «Existe una brecha que hace que las pymes puedan acceder a las oportunidades de financiación para incorporar estas herramientas», subraya.

Los 4 pasos para que las pymes puedan reducir su huella de carbono

Rodríguez afirma que, en general, hay 4 pasos clave que una pyme puede llevar a cabo para reducir su impacto en emisiones de carbono. El primero de ellos es «rehabilitar los edificios donde trabaja para que sean más sostenibles»; el segundo, introducir el «autoconsumo mediante placas fotovoltaicas»; en tercer lugar, «contratar proveedores de logística que tengan menor huella de carbono«; y por último, «medir y reportar para tener constancia de la evolución y seguir mejorando»

Según cuenta la experta, se han analizado más de 20 casos de estudio de pymes líderes que muestran que la transición ecológica es una oportunidad económica, ya que permite diversificar y adaptarse a la normativa que se está desarrollando. «Y si no tienen recursos para poder implementarlo, va a haber una brecha», alerta Rodríguez, que, no obstante, se muestra optimista y asegura que están «viendo con bancos como agilizar esta financiación».

Un pacto para potenciar la descarbonización de las pymes a nivel local

A raíz del proyecto, en noviembre de 2023 se alcanzó un pacto con 23 plataformas con las que se trabajará a nivel local con las pymes de sus respectivas redes para «hacer este acompañamiento y ofrecer programas de formación». Con el acuerdo, bautizado ‘Pacto Activando Pymes x Clima y Resiliencia‘, se pretende generar recursos y herramientas que ayuden a las pymes a medir y reducir su huella.

En cuanto al impacto de las políticas de clima internacionales, nacionales y autonómicas en España, la investigadora reclama anticiparse a la norma y precisa que «lo que no podemos es depender de los que los líderes están haciendo». «Está bien la masa crítica de empresas que han empezado a actuar, pero no tenemos mucho tiempo y hay que empezar a aplicarlo ya, incrementar los incentivos para que otras empresas que no están tan avanzadas empiecen a hacerlo«, señala.

Más apoyo, recursos y financiación

También reclama que se nivele el campo de juego. «El sistema financiero no está promoviendo las soluciones más limpias e innovadoras. Vemos que los incentivos no están ahí y las normativas haya que cambiarlas. ¿Qué podemos hacer para que a nivel normativo empiecen a interesarse más por este tema pero que sea fácil de incorporar y efectivo?», reflexiona Rodríguez. La experta incide en que es urgente activar políticas y palancas clave para las pymes en este sentido.

Para la experta, la estrategia climática y la descarbonización son cuestiones que deben incentivarse de forma racional, estableciendo prioridades. «Si vemos que tenemos 40 suministradores que son clave y son los que más contaminan, podemos empezar por ahí y el resto a lo mejor lo podemos dejar para el siguiente año. Así ya empiezas a tener un impacto positivo en alcance 3«, explica.

Palancas para promover la descarbonización de las pymes

Rodríguez insiste en que una de las palancas clave para movilizar a las pymes en sostenibilidad es «introducir planes de transición climática». Aunque, para ello, lo primero es que las empresas estén concienciadas y convencidas de que deben cambiar. Por ello, destaca varias medidas que pueden contribuir a este cambio de paradigma.

«Las pymes suponen la mayor parte de la cadena de suministros de las grandes empresas«, destaca la experta, señalando el importante peso de estas en el impacto medioambiental. Una de las medidas que pueden tomar las compañías de gran tamaño, tal y como menciona, es la realización de cursos de formación dirigidos a los proveedores más importantes de su cadena.

Apelando al sector bancario, la experta solicita que se ofrezcan instrumentos de financiación a las grandes empresas que puedan usarse como incentivo en la cadena de suministro.

En cuanto a las regulaciones y las políticas públicas, la experta insta a «ver cómo podemos homogeneizar los esfuerzos y preparar a las empresas para algo que los inversores, clientes y consumidores ya están pidiendo». «Obviamente, con las pymes, que tienen muchas tareas pendientes, tiene que haber un acompañamiento por parte del estado», reclama.

«Lo que hace la nueva regulación es internalizar los costes de los combustibles fósiles en la economía, lo cual va a tener impacto sobre las familias. Con lo que se recaude de esto, se ha creado un fondo social para ayudar a los sectores más vulnerables para afrontar estos costes», explica.

«Hay por delante un gran trabajo de concienciación de las pymes. Cemos empresas líderes que ya están pidiendo a sus proveedores este tipo de información y están empezando a elegir proveedores en base a su nivel de cumplimiento en sostenibilidad«, advierte.

Comunicar las estrategias y acciones climáticas para ponerlas en valor

Cristina Pons, head of quality and environmental departament de Camper, introdujo la experiencia de la compañía zapatera en en temas de sostenibilidad. Fue en 2019 cuando Camper inició su estrategia climática. «Estamos en un entorno privilegiado, Mallorca, y nuestro presidente está mentalizado con que todos nuestros productos tienen que ser sostenibles», asegura.

Sin embargo, no ha sido hasta hace poco cuando Camper ha empezado a ponerse las pilas en algo que Pons considera fundamental: la comunicación y difusión de las acciones de sostenibilidad que llevan a cabo.

«Lo tenemos interiorizado, pero nunca lo habíamos publicitado o dado un valor. Hace unos años se empezó a hablar del greenwashing en el sector textil y del calzado. Nosotros teníamos que demostrar que éramos buenos de verdad para el sector en este sentido, pero queríamos que alguna certificación nos diera este valor. Había muy poca investigación, no había nada publicado, así que decidimos seguir el estándar americano B-Corp«, explica.

Mouze también reflexiona sobre la importancia de una comunicación efectiva, tanto interna como externa. Por un lado, considera fundamental que la comunicación que llegue a todos los empleados: «Debes saber transmitir qué haces y por qué lo haces. Y todos los empleados deben estar informados y concienciados, desde el repartidor, para que lleve a cabo una conducción responsable o, si tiene un vehículo diesel, saber cómo realizar una conducción óptima, por ejemplo».

La eficacia de la comunicación, según explica, requiere tener en cuenta «muchísimos pequeños detalles que involucran a toda la plantilla y que la alinea con lo que haces«.

Tal y como recalca el experto en logística, las acciones de la compañía en relación a sus empleados tienen que ir más allá del crecimiento y la rentabilidad, deben ir «en beneficio de las personas». «Queremos que estas iniciativas sean de todos los empleados, y estos sean embajadores con los clientes y la sociedad. La repercusión será grande si conseguimos que la gente lo vea y lo entienda», agrega.

Por otro lado, para que este tipo de políticas tengan un reconocimiento y sean valoradas, es necesario difundirlas: «Si haces sostenibilidad, utilizas biocombustible en vez de queroseno, etc., promociónalo en tu web, cuéntalo a tus clientes«. «La sociedad está comprometida y lo valorará. Es lo que hará que el comprador elija tu empresa y no a otra«, asegura Mouze.

El especialista menciona que «en muchos países, la sostenibilidad no es el foco». Por ello, considera que las empresas españolas tienen la oportunidad de llevar la delantera y posicionarse en sostenibilidad: «Nos va a tocar luchar con los mercados internacionales y diferenciarnos de ellos para comunicar que nosotros lo estamos haciendo de verdad».

«A las empresas les cuesta comunicarlo, pero cada vez más compradores buscan comercios y proveedores que sean respetuosos con el medio ambiente. Los países nórdicos buscan sitios web españoles de ecommerce que hacen productos sostenibles y tienen un plan serio en este sentido», ejemplifica.

Un proceso complejo

Consiguieron la certificación B-Corp en 2021 y a raíz de ello publicaron una política climática. No obstante, según relata Pons, cada paso que han dado les ha hecho comprender la magnitud y complejidad del proceso: «Empezamos calculando la huella de carbono en 2019 y pensábamos que teníamos todo hecho. Dijimos ‘vamos a contratar energía verde’. Lo veíamos bastante fácil. Cuando de repente vimos 14 categorías, y todos los productos que teníamos en cada una, —porque nosotros tenemos 800 referencias distintas que se renuevan cada 6 meses—, vimos que era muy difíciles de mantener las herramientas que nos proponían».

«Una cosa es tener los datos, pero luego con ellos tienes que ver dónde influyes. Para ello, desarrollamos una herramienta interna que nos permite controlar a los proveedores, tenerlo todo bien trazado. Calculamos los factores que influyen y al final obtenemos el numerito de la huella», ilustra la portavoz de Camper en temas climáticos.

Al realizar los análisis, se dieron cuenta de algo llamativo: «Vimos que la mayor parte de la huella venía del uso de materiales, por lo que teníamos que implicar al departamento de diseño. Teníamos que empezar a utilizar materiales buenos para el zapato que diseñamos. Desde 2019 hasta 2025 el foco está ahí, en utilizar mejores materiales, manteniendo que los zapatos sean duraderos, porque la sostenibilidad viene cuando la persona compra menos», destaca Pons.

El reto de ser rentables a la par que sostenibles

La directiva de Camper también reflexionó sobre la necesidad de hacer compatible la sostenibilidad con seguir siendo competitivos y rentables. «No nos equivoquemos. Queremos vender más, ese es el objetivo de cualquier empresa. No somos una ONG», puntualiza.

«Por ello, cuando hicimos nuestros cálculos de reducción, tuvimos en cuenta el crecimiento en ventas. Esto nos obliga a que la reducción de la huella tiene que ir proporcional a lo que vas a vender de más. Tenemos un objetivo definido para cada departamento y lo vamos monitorizando. La colección la monitorizamos 3 veces y lo cruzamos con los datos de ventas para ver si se quedan cerca o lejos. Ajustamos el objetivo para llegar a lo que hemos firmado», especifica la experta en estrategias sostenibles.

El método de Camper para avanzar en sotenibilidad

¿Cómo consiguen en Camper cumplir con los objetivos marcados? Paradójicamente, tal y como explica Pons, optan por prescindir del departamento de sostenibilidad. Frente a ello, en cada área se implantan y monitorizan las medidas internamente.

«Cada departamento tiene sus objetivos marcados. Los de logística tienen que conseguir que el transporte gaste un 3% que el año anterior; el de producto, hablar con los departamentos de materiales para conseguir los objetivos en este apartado», ejemplifica.

Además, trabajan con informes y no realizan más comunicaciones de las estrictamente necesarias: «No mareamos con 25 mails. Las 3 veces que medimos hacemos un informe bastante elaborado, nos sentamos, lo explicamos al comité de dirección, que tiene que esta motivado, y se ve cómo va la evolución. Esto es importante para saber con qué partners hablar y con cuáles no».

Hacer partícipe al empleado para conseguir los objetivos

Pons terminó hablando sobre el impacto de la nueva regulación. «Va a requerir optimizar procesos. No queda otra. Esto va a venir. No sé muy bien cómo nos va a impactar. Lo que hacemos para intentar mitigar todos los aumentos de costes es revisar procesos y optimizar constantemente», especifica la responsable de calidad y medio ambiente de Camper.

Para ser eficaces en este sentido, la experta considera importante «que toda la gente de la empresa esté en el mismo barco«. «En base a este objetivo que el CEO tiene superasumido, nos preguntamos: ¿Cómo lo bajamos hacia abajo?», razona Pons.

Además de las newsletters internas en las que van difundiendo noticias sobre los avances en sostenibilidad, Pons habla de una medida que ayuda a implicar a la plantilla: «Hemos creado un canal de sugerencias, porque igual a la gente en su día a día se le ocurren pequeñas cosas que pueden ayudar a esto. Es importante escucharlos, que la gente vea que lo que dice no cae en saco roto. Intentamos que toda la empresa se vea motivada».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *