Qué es BIM y su relevancia en proyectos de arquitectura

que es bim

Tema: qué es BIM

Autor: Natalia Sánchez

El sector de la construcción evoluciona cada día. Pero si tenemos que destacar una innovación que ha revolucionado especialmente el mundo de la arquitectura en los últimos tiempos, desde luego tenemos que hablar de BIM.

En este post explicamos qué es BIM desde una perspectiva global para que entiendas su importancia, así como los beneficios que conlleva para todos los implicados en los proyectos de arquitectura y edificación, desde los estudios de diseño e ingeniería hasta las empresas constructoras, pasando por las consultoras inmobiliarias. También hablamos de las herramientas más importantes que se utilizan para llevar a cabo esta metodología de trabajo, así como de perfiles profesionales, roles y competencias BIM.

Qué es BIM

BIM son las siglas de Building Information Modelling (Modelado de Información para la Construcción). Es una metodología de trabajo basada en la colaboración que permite la realización y gestión de proyectos arquitectónicos o de ingeniería civil.

La principal característica de BIM es que centraliza todas las áreas de un proyecto en un único modelo de información digital creado por profesionales de diversas ramas y especializaciones.

El objetivo de BIM es la reducción de tiempo y la optimización de recursos en los procesos de diseño, construcción y gestión de activos inmobiliarios. Por ello, esta metodología utiliza herramientas de software colaborativo y una serie de estándares internacionales que unifican y simplifican las distintas funciones y tareas en cada fase del proyecto.

Importancia de la metodología BIM

La implantación de BIM, más allá del cambio tecnológico, implica un cambio de paradigma en la cultura y la forma de trabajar de los agentes que participan en el proceso constructivo. Esto afecta tanto a la fase de proyección como a la fase de ejecución. Además, su implementación ha generado nuevos perfiles profesionales y roles dentro de los equipos y departamentos de ingeniería y arquitectura.

Al posibilitar la gestión integral de los proyectos a lo largo de todas las fases, incluido el ciclo de vida útil del edificio, BIM ha supuesto una mejora sustancial de la calidad de los proyectos, su ejecución y el mantenimiento posterior. Asimismo, ha provocado la necesidad de contar con profesionales que, además de competentes en sus respectivas áreas, sean capaces de trabajar desde una perspectiva global, teniendo en cuenta la panorámica de todo el proceso.

Cambios en el sector de la construcción

BIM es una gestión que implica sobre todo a los procesos del sector de la construcción. Estos procesos, viniendo de la crisis que pasamos, están basados todavía en prácticas que muchas veces son poco eficientes. La metodología BIM va ayudar a que el sector sea más eficaz. Se dice también que BIM es un cambio cultural en la manera de producir.

Qué no es BIM

Es muy importante entender que BIM no es un software en específico, ni un conjunto de ellos, sino una metodología de trabajo. Y esta metodología comprende todas las fases del proceso constructivo, desde el diseño hasta la fase final de demolición una vez finalizado el ciclo de vida útil de edificio o la infraestructura construida.

Por tanto, es incorrecto hablar de BIM como una tecnología concreta o como un grupo de habilidades técnicas en particular. En vez de ello, lo adecuado es hablar de BIM como un sistema de trabajo colaborativo complejo que engloba todos los procesos y funciones asociados a un proyecto.

Fases de un proyecto BIM

Diseño

Análisis

Ejecución

Mantenimiento y la gestión del activo creado

Demolición

Rehabilitación

Qué tipo de datos se manejan en BIM

Para hacernos una idea de lo que significa utilizar la metodología BIM, debemos hablar de los tipos de datos que se introducen en el modelo digital utilizado. La utilización de BIM centraliza la gestión de datos como:

  • Información gráfica y geométrica: planos, medidas, ubicaciones, elementos constructivos, visualización 3D, relación entre las partes, colores y texturas…
  • Información material: tipos y subtipos de materiales, propiedades, características, etc.
  • Información de funcionamiento
  • Información económica: costes de los materiales, tarifas de servicios requeridos,
  • Información temporal: previsión de tiempos de ejecución, planificación y calendarización de fases…
  • Información ambiental:

Características de la metodología BIM

Entorno digital

La característica más evidente de BIM es la digitalización de todas las tareas relacionadas con el diseño, la construcción y la gestión de obras de arquitectura e ingeniería civil. La metodología BIM se aplica mediante potentes softwares especializados con los que se llevan a cabo de forma íntegra todas las fases del proyecto.

Centralización

En la metodología BIM, todas las tareas, funciones y áreas propias del proceso constructivo, sea cual sea su peso y relevancia, están centralizadas. Esto significa que los equipos trabajan dentro de un entorno virtual único bajo el mismo sistema de trabajo y comparten los argots y estándares del proyecto.

Gracias a ello se eliminan errores de coordinación o interpretación entre los equipos, se aumenta el entendimiento mutuo y los proyectos avanzan en todas sus dimensiones de una forma más sincronizada y ágil.

Interoperabilidad

BIM permite que distintos equipos puedan trabajar en los proyectos de manera fluida gracias a la compatibilidad de los sistemas utilizados. Es lo que se conoce como interoperabilidad. Los ecosistemas de software BIM se caracterizan por la conexión total de los datos y la centralización de la comunicación interna independientemente de las herramientas y proveedores de software contratados.

No hay un único programa que funciones con BIM, sino que existen diferentes opciones y marcas de software adaptadas a la metodología BIM. Lo más conocidos y usados son los desarrollados por marcas como Autodesk, Graphisoft, Cype o ACCA Software. Además, la posibilidad de personalizar parámetros y el hecho de que los programas sean de código abierto permiten que se puedan configurar para satisfacer determinadas necesidades y circunstancias.

Continuidad

Aunque se abarcan todas las etapas del proyecto, no existen cortes o pausas entre una y otra, sino que se trabaja de forma ininterrumpida. Esto evita que haya discrepancias entre el cierre de una fase y el inicio de otra, con los errores y problemas que eso puede suponer en el medio y largo plazo.

Tiempo real

Los avances y cambios se reflejan sobre el modelo en el mismo momento en que se realizan, y todos los actores tienen acceso a ellos, sin importar dónde se encuentren. No es necesario esperar informes ni documentos y el flujo de trabajo es más eficiente.

Trabajo remoto

BIM reduce la presencialidad y los desplazamientos gracias al acceso remoto de las tecnologías que se emplean. Cada empleado o profesional involucrado puede acceder a la totalidad de los datos desde cualquier lugar y seguir avanzando en el proyecto mientras los demás ven sus avances en tiempo real.

Acceso compartido a la información

Una de las bases de la metodología BIM es que todos los agentes que intervienen en el proceso tienen acceso total al conjunto de la información del proyecto, de forma que es muy sencillo realizar comprobaciones o consultar datos relativos a otras áreas. Gracias a ello se agiliza el trabajo de todos los actores.

El hecho de que la información sea 100% accesible permite, entre otras cosas, ahorrar tiempo en solicitudes de información, en la elaboración de informes para uso de terceros o incluso en la labor de relacionar determinados datos, ya que estos se pueden visualizar fácilmente.

Colaboración

No existen subgrupos o miembros rezagados, sino que, a través del software, cada uno de los actores involucrados con el desarrollo de la obra puede hacer contribuciones en las áreas que les compete de la gestión del proyecto. Hablamos de especialistas de todo tipo de disciplinas, desde dibujantes hasta maestros de obra o ingenieros de software. Esto supone una mayor sinergia que se convierte en mejores ideas, menos problemas de comunicación y más implicación.

Ventajas y beneficios de BIM

BIM presenta múltiples ventajas frente al modelo de trabajo tradicional. Veamos las más importantes:

Mejora de la calidad

El producto que se entrega bajo un sistema BIM es de mayor calidad, ya que todo el proceso se realizar de forma más coordinada entre los distintos departamentos o áreas. Además, la potencia de las herramientas informáticas BIM otorga un control y una precisión mucho mayor en todas las funciones asociadas al proyecto.

Eficiencia y ahorro de tiempo

Los programas de BIM actualizan automáticamente, para todas las áreas, la información que es editada en una parte concreta del modelo. Por ejemplo, si un elemento es modificado en una planta, se modifica automáticamente en las secciones, alzados y vistas 3D. O si se modifica una característica en un listado, cambia de forma automática en todo el proyecto. Llevar a cambio los cambios de forma manual en cada una de las partes por separado conllevaría mucho más tiempo y esfuerzo.

Rapidez y agilidad en la entrega

El BIM permite disponer en todo momento de cualquier información que se requiera, tanto de de diseño como técnica, de costes, plazos de ejecución, mantenimiento, etc. También permite hacer modificaciones en tiempo real que actualizarán automáticamente todos estos parámetros, aumentando el grado de personalización y adecuación del proyecto a las necesidades del cliente. Las tareas de facility management se vuelven mucho más eficientes, al tener toda la información real del activo bajo demanda.

Estas y otras ventajas tienen como resultado una optimización de todo el proceso de edificación y gestión de activos durante todo el ciclo de vida, que se vuelven infinitamente más eficientes y cuyos costes y plazos de ejecución se reducen considerablemente.

Eliminación del error humano

Con BIM se reduce enormemente el error humano y la información siempre es coherente. Al trabajar todos los agentes sobre un único modelo, no hay posibilidad de pérdidas de información debidas a la descoordinación entre versiones que manejan los distintos profesionales. Al establecer este método de trabajo en paralelo, todos los agentes pueden plantear desde el principio las opciones que consideren más convenientes para el proyecto, implicando directamente a toda la organización.

Mayor control y planificación

BIM permite tener mucho más control sobre las previsiones iniciales en cuanto a coste y planificación. Y también nos permite, ya en la fase de construcción, prever todas aquellas incongruencias que se puedan dar en la documentación del proyecto.

Por poner un ejemplo un poco burdo, antes a lo mejor el arquitecto trabajaba por su cuenta y el diseñador de las instalaciones por la suya y de repente alguien se daba cuenta cuando se estaba ejecutando la obra de que un conducto de aire acondicionado atravesaba una viga. Pues todas estas incongruencias se pueden detectar en fase previa de la obra y, por lo tanto, evitar retrabajos dentro de la ejecución. 

Permite tener más controlados los costes del proyecto. Por ejemplo, nos permite hacer que las planificaciones temporales de una obra estén más ajustadas a la previsión inicial. También permite, en la fase de mantenimiento, tener una programación adecuada de ese mantenimiento, de las acciones que hay que realizar para llevar a cabo el mantenimiento del edificio o la obra civil. Y en general esto se traduce en una reducción tanto en el tiempo de ejecución de la obra como de costes.

Compatibilidad con nuevas tecnologías

La metodología BIM puede conectarse o funcionar junto a otras tecnologías innovadoras, como la realidad aumentada, la realidad virtual, la impresión 3D, el big data, el aprendizaje automático o el blockchain.

Mayor participación y comprensión del cliente final

Una de las grandes ventajas de BIM es que le brinda al cliente final un conocimiento mucho más profundo de lo que se le está entregando. El desarrollo colaborativo del proyecto en un entorno accesible hace que el cliente pueda participar en la toma de decisiones y supervisar los avances en todo momento.

Mejora de la toma de decisiones mediante simulaciones

Una de las grandes ventajas del modelo BIM es que permite realizar simulaciones. En la metodología BIM intervienen muchos tipos de software: algunos están más enfocados en el diseño o la creación del modelo digital, otros están más orientados a la gestión de costes del proyecto o a la panificación temporal de la obra y también los hay que están centrados en el cálculo de las instalaciones.

Los programas y herramientas virtuales que se utilizan en BIM permiten recrear situaciones reales en función de diferentes parámetros. De este modo, los profesionales que trabajan bajo este modelo son capaces de prevenir fallos y tomar decisiones técnicas con un mayor porcentaje de éxito. Además, otro de los aspectos diferenciales es que, gracias a la interdisciplinariedad del sistema, el estudios de los datos de un área pueden dar lugar a mejoras en otras áreas.

Problemas en la implantación de BIM

Si bien BIM cada vez se está asimilando más y mejor en el sector de la construcción, su implantación no está libre de problemas y ciertos errores frecuentes como los siguientes:

Centrarse solo en la incorporación de herramientas digitales

Los expertos en la materia coinciden en que el gran error a la hora de implementar esta metodología es centrarse únicamente en la utilización de las herramientas informáticas.

Y no nos referimos al problema de introducir la tecnología sin tener personas capaces de usarla. Hay equipos con especialistas en dichas herramientas que aun así no funcionan. El error está en limitarse únicamente en incorporar o formar profesionales técnicos, ya que BIM es mucho más que eso.

Ausencia de BIM en alguna de las fases del proceso

Este es quizá uno de los principales obstáculos y uno de los más habituales. Un ejemplo claro: un estudio de arquitectura que digamos que ha sido un poco pionero en la implementación de la metodología en sus organización. Pero si el resto de la cadena productiva no está implicado, la metodología queda coja y deja de ser eficaz. Si el proyecto que yo he realizado en mi estudio de arquitectura luego llega la constructora y no tiene implantados procesos bajo esta
metodología, se pierde la eficacia.

Falta de experiencia y lentitud en la adaptación a la metodología

También hay que decir que esta reducción de costes y tiempo de ejecución es más evidente cuanta más experiencia se tiene en la aplicación de esta metodología. Al ser una metodología, lógicamente, todas las ventajas no son de forma inmediata experimentables y, de hecho todo, aquel que parte de cero seguramente se encuentre con ciertas dificultades que con la experiencia irá superando.

Los tres pilares de la metodología BIM

Frente a estos errores de base, es muy importante tener claro cuáles son los tres pilares de la metodología BIM: los procesos, las personas y, en un tercer escalón, las herramientas informáticas.

Procesos

La metodología BIM se concibe como una forma de trabajo que afecta a todas las fases del proceso productivo. Por ello, gran parte de los inconvenientes o desajustes de su implantación se solucionan si se dedica la suficiente atención a la definición del proceso y sus etapas.

Personas

Las personas son el siguiente nivel en la implantación de BIM. En este caso, además de la preparación adecuada a nivel técnico, es necesario que las personas se coordinen de forma eficiente en un sistema que es 100% colaborativo.

Por tanto, los profesionales que participan del proceso, más allá de su rol o especialidad concreta, deben ser conscientes de que su área está vinculada a todas las demás. En esta línea, cuanto antes participen los agentes en el proyecto, independientemente de a qué área pertenezcan, mayor será la eficacia del trabajo. En otras palabras, deben estar presentes desde el inicio.

Herramientas

Por último, el conocimiento de las herramientas informáticas es también una condición indispensable para llevar a cabo proyectos BIM. Sin ellas sería imposible operar con esta metodología.

La clave sin embargo, no es tanto saber cómo funcionan estas herramientas, que también, sino que estas estén al servicio de los procesos y las personas. Estas deben ser el vehículo que, conducido por el profesional, canalice el proceso de forma holística en lugar de limitarse a resolver problemas puntuales.

Qué profesionales y roles existen en BIM

BIM procura la participación de todos los agentes que intervienen durante todo este proceso.

La figura del BIM Manager

El BIM manager, al igual que otros perfiles dentro de la metodología BIM, es un perfil profesional de alta cualificación muy demandado en la actualizad. Sin embargo, no existe una definición oficial que describa realmente lo que hace un BIM manager. 

En términos generales, el BIM manager es la figura que asume la labor de coordinar a todos los agentes involucrados en un proyecto BIM. Por tanto, podemos decir que se ocupa de que todos los procesos de transmisión de información dentro del modelo proyectado se realicen correctamente.

No obstante, las funciones de un BIM manager pueden ser ligera o significativamente diferentes según las necesidades del proyecto y el sistema de trabajo concreto de la empresa o empresas que intervienen en él.

Formación en BIM

Existen diferentes formaciones específicas en función de las habilidades que se requieran para asumir las distintas responsabilidades y funciones que se dan dentro del proceso constructivo.

En las universidades, la formación BIM se ofrece generalmente en los ciclos de postgrado, aunque cada vez existen más casos en los que se empieza a impartir las bases de BIM en la propia carrera. En cualquier caso, el tipo de formación más habitual para capacitación BIM son los másteres y los cursos.

Ejemplos de proyectos BIM

Normativa BIM en obras públicas

Existe una directriz europea del año 2014 en la que se instaba a los estados miembros a que tomaran las medidas necesarias para la entrega digital de los proyectos en las licitaciones públicas. Esto, evidentemente, influye en lo que es BIM. Lo que ocurre es que las administraciones, en este papel de motor que deberían tener, de orientación de todas estas nuevas metodologías, no están siendo lo suficientemente ágiles.

Aunque se planteó en su momento que hubiera una comisión BIM y una hoja de ruta para que hubiera requerimientos BIM en edificaciones públicas, la realidad es que muy pocas administraciones lo tienen como una obligatoriedad. No obstante, sí existen muchas licitaciones públicas actualmente en las que hay requerimientos BIM que a veces se plantean como una mejora y a veces se plantean como una obligación.

BIM ya es una metodología de obligado cumplimiento en multitud de países como Estados Unidos, Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca, Finlandia, Noruega o Suecia. Y todo parece indicar que en unos años lo será también en España. La tendencia apunta a que, en la próxima década, veremos una adopción acelerada de este estándar en los proyectos de construcción de la mayoría de los países desarrollados.

De hecho, en la Directiva Europea sobre contratación pública de la Unión Europea (EUPPD) 2014/24/EU se recoge que todos los Estados miembros de la UE deben fomentar, precisar o imponer el uso de sistemas digitales en sus procesos de diseño y licitación de proyectos y obras para proyectos de construcción y de edificación financiados con fondos públicos en la Unión Europea para el año 2016.

En España ya se está empezando a avanzar en este sentido con iniciativas como la expresada en el Manifiesto BIMCAT por parte del del Gobierno de Generalitat de Cataluña y Ayuntamiento de Barcelona de crear un grupo de trabajo para la implantación del BIM, con objetivos marcados entre 2015 y 2020, anunciada en el European Bim Summit 2015. Asimismo, hay ya numerosas iniciativas aisladas en diversas localizaciones de la geografía española como Madrid, Valladolid, Málaga, Coruña, por nombrar sólo algunas.

En cuanto a las iniciativas universitarias, hay multitud de frentes abiertos por parte de distintas universidades, siendo la novedad más reciente la presentación del Manifiesto BIM Académico, por parte de la Universidad Politécnica de Valencia, el pasado 9 de mayo de 2015, en el marco del congreso EUBIM 2015. La cuestión ya no es si se va a implantar o no el BIM en España, la implantación es inminente y nos ayudará a tener mayor visibilidad a nivel internacional y a internacionalizar nuestros servicios de una forma mucho más eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *